El amor de mi vida… ¿será posible?

22Sep11

El más importante de los diez mandamientos es “Amarás a Dios por sobre todas las cosas”. Mandamiento que desde niña dudaba bastante. Yo a quien más amaba era a mi mamá y también le preguntaba a ella si debía querer más a Dios.

“Pero te quiero más a ti”.

Cuando mi novio aun creía en Dios, también le preguntaba “¿amas más a Dios que a mí?” y me respondía que “era diferente”.

No era que tratara de cuestionarlo, ni siquiera que me sintiera celosa, es que desde siempre me he preguntado ¿de verdad será posible aquello? Amar a un ser al que nunca ves, ni escuchas, será posible que sea el ser a quien más amas… Más que a tu mamá, más que a tus hermanos, más que a tu pareja… Más que a toda la gente de tu alrededor a quien miras, escuchas y sientes todos los días.

Opine usté, querido lector.

Anuncios


18 Responses to “El amor de mi vida… ¿será posible?”

  1. 1 Carlos

    Si que es posible, pero para ello se requiere entender que amar es una decisión no un sentimiento. Por eso se ama al enemigo porque se decide no porque se sienta en un inicio.la decisión es primero y el sentimiento después.se llama dominio propio.

    • 2 Erixu Ouji

      Amar es una desición????? entonces eso no es amor.

      Me parece que lo que apuntas va más a una convicción, no a una desición. Cosas muy diferentes.
      Se ama a un enemigo no por decidir que sea así, sino porque puede partir de la convicción al humanismo. Amarías/amas a tu dios porque estás convencido de que debe ser así;para una persona imparcial y objetiva eso es absurdo e imposible de hacer.

      Me parece que estás confundido en conceptos: Tanto en amor,desición y dominio.

      Saludox.

      • Sí, a mí tampoco me quedó claro. Yo jamás he podido amar algo que me decida hacerlo (por ejemplo de niña, ama a dios, juro que quería, nunca pude)…
        Desde mi punto de vista para amar a alguien debes ser cercano a él, convivir con él, compartir experiencias… Quizá por eso yo no lo entiendo porque nunca “sentí cercano” a dios. Por eso se me hace tan imposible.
        Y concuerdo con Erixu, si en un principio no puedes per se y te lo propones no es que realmente lo sentías…

    • 4 matius

      Quizás haya alguien que pueda amar a Elba Esther Gordillo por “decisión propia” -o interés-, yo primero reconstruyo el WTC de New York y me tiro sin paracaídas solo para volverlo a destruir y que los restos me caigan en encima.

      Decisión, ¡ja! vamos, ¿de cual fumaste?, el amor es un sentimiento, no una decisión, a esto último se le llama auto-engaño.

  2. 5 Bolo Lacertus

    Buena pregunta, puede responderse considerando la potestad sobre los propios sentimientos.
    Siempre es más fácil enamorarse de un ideal que aprender a amar una realidad, mucha gente nunca pasa de lo primero. Y en ese caso adolescente, es mejor dirigir nuestros anhelos a un ideal virtuoso y abstracto que a la primera opción placentera que se nos presente.
    Sin embargo, si hemos de ser adultos, debemos poder pasar del hedonismo infantil, del romanticismo pueril, del utilitarismo juvenil y llegar a una forma de amor razonada, consciente y responsable. Siendo responsables podemos amar a Dios, a la comprensión de la realidad, a la humanidad o algunas personas todo (y precisamente) lo que queramos.

    • ¿Cómo es la forma de amor razonada, consciente y responsable? ¿por qué responsable?

      Y sí, concuerdo contigo, para muchos es más fácil amar un sueño o una ilusión que a las personas verdaderas que tiene al lado. ¿Por qué pasará esto?

      ¿Sí se podrá “amar todo lo que queramos”? ¿Cómo lo planteas? ¿Proponerte a amar a alguien/algo y hacerlo? Es muy interesante lo que dices, pero lo que no comprendo es cómo llegar a…

      • 7 matius

        ¿Me amas Merry? ¿O me odias? No soporto la duda, solo es cuestión de decisión y que seas un poquito responsable xD

      • Jajajaja ¡Precisamente eso es lo que no entiendo!

  3. El mandamiento de “Amarás a Dios por sobre todas las cosas” en el contexto dicho (la biblia y los judíos) habla sobre que debes adorar al dios de la tribu. para ver eso mas “materialmente” podemos tomar el ejemplo de los emperadores romanos, igual exijian adoración máxima por sobre todas las cosas.

    Si observamos esto críticamente nos damos cuenta que es estúpido, que es muy incorrecto amar a una persona por obligación, y mas absurdo amar a algo imaginario por la manipulación mental de una religión.

    Cuidado al mezclar “amar” con “dios” vendrán los magufos religiosos con sus comentarios Pajeros.

    • Creo que has dicho la palabra clave “obligación” Es clarísimo, si algo se “debe” amar no es amor de verdad…
      Y totalmente de acuerdo contigo dios y amor no son compatibles, y tanta gente que hay que los ve como sinónimos, que tampoco entiendo por qué.

  4. Interesante y profunda reflexión la que propones. Decía Tomás de Aquino que “no se ama lo que no se conoce”, y ya Saulo de Tarso (San Pablo para los creyentes) insistía en la necesidad de la prédica para dar a conocer a Cristo (o a quien él creía que era Cristo, ya que no conoció a Jesús).

    ¿Se puede conocer a Dios? Ellos, obviamente, creían conocerlo. Y la teología se propone, con indecible soberbia, ser la “ciencia de Dios”.

    Pero, si concedemos la premisa, ¿hasta qué punto puede el hombre conocer realmente a Dios… y, en consecuencia, amarlo?

    ¿Cómo distinguir un ser objetivo de una creación mental? ¿Existe Dios como existes tú, como existe el número 2, como existe el Quijote, como existe un ideal político…? ¿Hay grados de existencia? ¿Quizás distintos seres, distintas formas de existencia? Dios, si existe, ¿no será quizás algo muy distinto de lo que el hombre puede discernir? Entonces, quien dice amarlo, seguramente ama a una creación de su imaginación, tal como el amante tampoco ama en realidad al ser amado, sino a la imagen que se ha formado de él (o ella) –y que algún día podría descubrir que es falsa. Y luego está el hecho social, antropológico, que señala Edgar Luis, de la religión como “material de unión” colectiva, donde el amor a un solo dios marcaba la pertenencia a determinado grupo.

    ¿Cómo distinguir el amor a Dios –si ello es posible– del amor a una cierta idea: de lo perfecto, lo justo, lo omnipotente…?
    Preguntas que deberían plantearse los creyentes, como han hecho muchos no creyentes, si realmente les interesa no andar equivocados.

  5. 12 matius

    Chuche decía teníamos que creer con el corazón y que no tentáramos a dios para que nos diera pruebas de su existencia, solo saber el hecho de que existe y tener fe.

    Pero ni aún él dejaba de hacer milagros para obtener seguidores. Luego decía que nos amaramos entre nosotros y no a su “jefe” sobre todas las cosas.

    Si tu le vez la lógica a ello quizás también a “Amarás a ídolo de los judíos por sobre todas las cosas”.

    La cuestión no es si debería amar a ese ídolo, si no porqué.

  6. Es que no lo entendiste bien… “sobre todas las cosas”, eso excluye, personas, animales y plantas. Básicamente hay que amar a dios tanto como a una piedra…

    • Ah bummer, ahí estuvo el problema… mmm pero no, sigo amando más a una piedra que a dios.

  7. Yo fui seminarista católico; quería ser sacerdote porque tuve varias “experiencias religiosas”. Empecé a apreciar a Dios, a creer que me amaba, hasta terminar enamorado de Dios.

    Para el creyente sincero, Dios existe, es una persona real, y te ama. Y cuando confías en él, te sientes correspondido.

    El problema, desde luego, está cuando ese Dios que tanto te ama permite que te sucedan las peores cosas sin merecerlas. Cuando te sientes traicionado, aplastado, y desechado por Dios, y la única respuesta que tienes, cuando realmente te atreves a pedir una verdadera señal de que existe y te ama, resulta que dicha señal no llega.

    Y Dios se queda callado.

    Confiar y enamorarse de Dios es tan fácil como enamorarse por internet de alguien que nunca has visto y sólo lo conoces por texto – y resulta que sólo era un bromista que jugaba con tus sentimientos.

    La religión es el mayor “troll” de la historia.

    • Wow, eso es realmente triste, pero muchas gracias, me has hecho comprenderlo mejor.

      A veces, muchas veces, tengo conflictos para procesar algunas cosas, pero me he dado cuenta -aunque suene muy obvio antes no lo veía- de que los creyentes piensan muy diferente a mí y de que cada quien concibe el mundo diferente. Lo más difícil es ponerse en los zapatos de otra persona.

      Muchas gracias por comentar, vi tu blog, me gustó mucho.

  8. Hola Merry!
    Concuerdo con Robert al citar aTomás de Aquino. Pienso que si es muy posible el amor pero no hacia Dios sino al concepto personal que cada quien se inventa.
    Bien lo explica también Danniel Dennett en alguna de sus conferencias; que a veces el humano al ver algo muy bello tiene esa sobrecarga de sentimientos y a veces se manifiesta como agradecimiento.

    Por otro lado es una respuesta humana muy común el “humanizar” o “personificar” las cosas y animales. Esto es una respuesta psicológica que favorece la empatía entre los individuos. Un ejemplo de esto es como cuando alguien dice: “mi pluma no quiere escribir”. La realidad es que una pluma o un lápiz son incapáces de “querer”. Pero una frase así de cortita explica perfectamente que hay algo descompuesto dentro de los mecanismos de una pluma que impide el flujo normal de la tinta sobre una superficie.

    Pienso que al unir los 2 argumentos anteriores junto con un adoctrinamiento que inicia incluso desde antes de nacer, con toda la sociedad diciendote que es Dios quien te trajo al mundo, que es Dios quien te cuida, Dios quien provee alimentos, dios quien da trabajo a papá, Dios,dios ,dios dios…

    Es muy posible que termines queriendolo. Hay quien ve señales de dios en TODO.

    Brainwash

  9. 18 Alonso Garcia

    Atea, opino que su experiencia es conmovedoramente simple y profundísima. Mi perspectiva, es que efectivamente no es posible, pero cambio la pregunta:
    Se ama un insecto, una flor, se ama el trabajo, el ocio, se ama a una persona o a una amistad, etc.
    Yo amo la música y las estrellas que se pueden ver todas las noches mirando al cielo, amo a los seres de mi jardín: flores, arañas, gusanos, catarinas, …

    Dicho lo anterior, hay diferentes clases de amor o amar. ¿Cómo podría yo medir si mi amor por “Dios” es mayor que a tal o cual cosa o aspecto de mi vida, cómo (Suponiendo que yo creyera en Dios)? También esta la importantísima cuestión del ámbito, de las cirscunstancias en la que dicha frase fue enunciada, tome en cuenta lo siguiente :
    * ¿En realidad fué pronunciada por JesusCristo, o por quién? ¿No será mas una frase o un dogma para impulsar o solidificar una religión?¿Qué no ocupamos fórmulas similares para alentar actividades o ideologías humanas (la religión que te inculco o te pido que creas “Es la mejor, la única”, “la empresa para la que trabajo es la mejor”, “mi Madre/Padre son las personas mas importantes”, etc.)?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: