El rol de la mujer… O el papel que se ha querido dar

24ene12

Ayer descubrí, horriblemente, que soy víctima del rol mujeril que tanto me temía, pero es que cuando limpio me siento más mujer…

Yo, (que para colmo además me llamo María), juré que jamás sería como mi madre: una mujer sumisa, comprometida, atada a la limpieza de su casa y a la comodidad y bienestar de su familia.

Le confesé a mi psicóloga aquella vez que, después de llegar de mi trabajo de tiempo completo, me puse a llorar porque no podía mantener limpio mi departamento. Me dijo lo que más temía, he caído en las trampas de las creencias infundadas por mi madre, por mi abuela y la abuela de mi madre, me he atribuído el rol de la mujer perfecta, máquina de la limpieza, estrella en la cocina y eso sí, sin quejarse.

Ehm bueno…

Me explicó que estamos en una etapa de transición, seguimos teniendo las mismas creencias de la abuela en un mundo donde, en lo práctico, son obsoletas. Esas mujeres que trabajan ocho horas en tacones, llegan a su casa a hacer la cena a tres tiempos, dejan sus pisos como espejo, mantienen su maquillaje intacto y crían a los hijos más ñoños de la historia no existe.

En estos tiempos ambas partes de la pareja trabajan, sin embargo el labor del hogar lo sigue teniendo exclusiva, (o casi exclusivamente), la mujer. Pero no es El Hombre el que nos sigue reprimiendo, no es El Hombre el que nos obliga a ponerle las pantuflas después de un arduo día de trabajo. (Aunque nosotras tengamos los pies rojos e hinchados por los tacones). Es nuestra bisabuela que nos sigue controlando desde su tumba.

Nosotras mismas adoptamos el papel de súper mujer. “¿Cómo diablos crees que voy a tener sucia mi casa?”, “¿Cómo que no haré la cena?”, y aunque digamos que somos bien feministas, que no nos dejamos de nadie y que odiamos el machismo, ahí estamos dejando el baño oliendo a fresca primavera así sean las tres de la mañana.

Y no nos damos cuenta.

Yo no lo notaba, querida lectora, hasta que me hicieron recapacitar. Confieso que llegué a llorar de frustración porque las hamburguesas no me quedaban perfectas, me entristecía llegar del trabajo y ver la montaña de la ropa sucia o los trastes por lavar, quería hacer todos los días una cena enorme, incluso ahora que trabajo en casa quería abarcar todo sin importarme si mi esposo “me ayudaba” ME AYUDABA como si toda la responsabilidad hogareña fuera mía.

¿La cura? ¡Dejar de hacerlo!

No dejemos que las creencias arcáicas nos sigan atormentando. ¿Será tan importante tener tu casa rechinando de limpio? ¿De verdad fracasamos si trabajamos y no hacemos la cena en vestido y tacones? Y lo sé, querida lectora, para mí también suena horrible no limpiar si va a venir mi suegra o si alguien pasará a ver mi casa. Pero… ¿Por qué si no dejas que nadie te oprima, lo sigues haciendo tú?

Esa noche llegué a mi casa, vi los trastes sucios y me puse a twittear.

About these ads


10 Responses to “El rol de la mujer… O el papel que se ha querido dar”

  1. 1 Erixu Ouji

    Asi es, quienes se autoportan esa cadena de esclavitud son las mismas mujeres,tanto conciente como inconcientemente. Las primeras en insistir perpetuar que sus hijas atiendan a sus hijos (sumisión entre hermanas/nos ) o con el mismo padre , hasta aquellas que sienten esa presión/deber de mantener un orden excesivo en sus hogares (como si fueran las unicas que deben fletarse todo el quehacer sin que sus hijos y pareja hagan la más mínima tarea).

    Hace poco que me están pasando por Face un panfletillo llamado “La esposa perfecta” ,que se publicó un tiempecito antes de la caída del Franquismo (afortunadamente hasta ahi quedó). La mujer prácticamente en esa visión no pasa de ser una esclava y de tener un amo a quien adular y “menear el rabo”. Horrible eso.

    En fin, hay que cambiar el cassette: Tanto mujeres como hombres tienen el derecho de desarrollarse en todos los campos. Las labores de hogar quedan en manos de TODOS los integrantes de la familia .Hay que enseñar a ser proactivos a los hijos/as y dejar atrás esas reminiscencias sexistas.

    Es lindo e higiénico tener la casita limpia,pero es más importante invertir nuestro tiempo en nosotros/as mismos/as. Cuestión de prioridades ;)

    Saludox.

  2. No podría estar más de acuerdo con Erixu Ouji (y contigo, Merry). Si hombres y mujeres somos iguales en facultades y derechos –y lo somos–, también debemos serlo en responsabilidades compartidas. Ya no estamos en la sociedad de nuestros abuelos. Hemos avanzado, comprendido, sabemos –o deberíamos saber– más. Hay que dar al traste con actitudes retrógradas e ignorantes, propias de un primitivismo ya superado.

  3. Definitivamente es una falla que veo con las mujeres de ahora, muy feministas, muchos ovarios pero nosotras mismas nos saboteamos.

  4. 4 ro

    Por si te sirve de consuelo, yo soy hombre y también lloré un día al llegar del trabajo y ver que no podía mantener mi casa limpia. Eso sí, vivo solo.

    Pero mi frustración no vino originada por mi abuela, evidentemente, sino quizá por mi exigencia conmigo mismo o mi perfeccionismo. Quizá también haya algo de eso en algunas mujeres, no solo a herencia de sus madres.

    A los hombres, nuestros bisabuelos también nos han dejado “obligaciones” que me han dado algún que otro problema, hasta que aprendí que no tenía por qué obligarme a hacerlo.

    Saludos desde España

    • Me hace sentir que no estoy sola :D

      Claro, parte tiene de auto exigencia y parte de las herencias de la abuela. Sería interesante también analizar las herencias que el abuelo le ha dejado a los hombres.

      ¡Gracias por comentar!

      • 6 ro

        Bueno, creo que las herencias a las que me refiero se salen mucho de la temática de tu blog, pero siempre estoy dispuesto a hablar de ellas desde mi experiencia personal. Saludos.

      • Ah claro, pero también sería bueno un análisis.
        En mi pueblito, un pueblo de pescadores donde el trabajo manual es muy valioso casi todos los hombres saben de mecánica, carpintería, plomería… ya que la mayoría de sus padres son obreros y quien no sepa de estos trabajos suele ser considerado “menos hombre”. Dan por hecho que si eres hombre debes ser “arregla todo”. En contraste con la ciudad en la que ahora vivo, una metrópoli donde hay muchas más profesiones. Cuando recién llegué me sorprendí al conocer hombres que ni siquiera sabían prender una fogata.

  5. 8 Alejandro P.M.

    Me gustó mucho el artículo. ¡Cuántas cosas ciertas que mencionás!
    Me sumo al comentario de Erixu Ouji. En la casa TODOS deben aportar lo suyo. Entiendo que los hijos cuando son pequeños no pueden aportar demasiado. Pero a medida que van creciendo, hay que enseñarles a ordenar su habitación, no dejar todo tirado en cualquier lugar, etc.

    Y quiero insistir con algo que ya mencionaron por ahí: muchas veces son las mujeres que, quizás inconcientemente, les inculcan el machismo tanto a sus hijos como a sus hijas. Muchos hombres son machistas, claro que sí! Pero muchas mujeres tienen que tomar conciencia del machismo que aún reina en nuestra sociedad e inculcarle otros valores a sus hijos. Dejen de formar varones que luego van a depender de una esposa que les cocine y lave los platos, les lave y planche la ropa, etc. Las tareas de la casa son responsabilidad de ámbos.
    Saludos!

    PD: Sobre “las herencias que el abuelo le ha dejado a los hombres” también podemos hablar (y mucho! lamentablemente).

  6. 9 suley

    que mal todo uno

  7. PUES YO DIGO QUE BOSOTTROS COMO MUJERE DEBEMOS SER MAS LISTA Y NO QUE EL MARIDO NOS MANDE


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.502 seguidores

%d personas les gusta esto: